El Castillo / Historia

El origen del Castell de Concabella lo encontramos en el siglo XI, momento en que ya aparece documentado con la segunda consagración de Santa Maria de la Seu. Desde su origen medieval, el paso de diferentes linajes transformó la Antigua Fortaleza en Palacio señorial. A partir del siglo XIX y durante el siglo XX, el castillo pasó por diferentes usos, momentos de abandono y transformaciones: fue un campo de trabajo de la Guerra Civil el 1938, escuela y casa del maestro, corral, etc.

Totalmente reformado en la actualidad, de su pasado medieval se conserva la estructura de planta cuadrada, los grandes finestrales renacentistas, una letrina i las tres torres, una d’octogonal y dos de cuadradas, una de ellas con siete grandes aspilleras.

El Castell de Concabella es hoy un equipamiento cultural y social. Cuenta con servicios públicos como las oficinas de gestión municipal y el consultorio médico del pueblo, y con diferentes instalaciones culturales, entre las cuales destacan tres centros de interpretación del patrimonio: El Centre d’Interpretació dels Castells del Sió, el Centre d’Interpretació dels Secans de Lleida y l’Espai Pedrolo. En 1988, el Castell de Concabella fue declarado bien de interés cultural.

Castell de Concabella

una puerta para descubrir la Segarra